GcMAF – Probiótico Bravo – Actualización

https://cfsremission.wordpress.com/2015/01/25/gcmaf-bravo-probiotic-an-update/

GcMAF – Probiótico Bravo – Actualización
25 de enero de 2015
Recientemente he visto algunos comentarios de una persona cuyo email empieza por “homeBiz” en mi artículo del 23 de septiembre de 2013 (homeBiz significa negocio desde casa. Nota de la Traductora), lo que quiere decir que es un promotor comercial de Bravo Probiotics. Estoy seguro de que los comerciales consiguen un margen de beneficios muy sustancioso con este producto, ya que las especies de este son comunes en la mayoría de los probióticos.
Esto me hizo pensar que debía revisar las publicaciones existentes en PubMed ya que se han publicado 10 estudios desde mi último artículo, aunque ninguno de ellos hace referencia al Síndrome de Fatiga Crónica.
• “La fórmula comercializada de GcMAF … puede contribuir de forma significativa a neutralizar la neurotoxicidad” [2015]
• “El ácido oleico con GcMAF tiene efectos significativos en la estimulación del sistema inmunitario” [2014]. El ácido oleico es muy alto en el Aceite de Oliva
• “El uso de GcMAF, que es un sistema endógeno glicosilado de proteína de enlace de la vitamina D que es responsable de la activación de células macrófagas, ha demostrado efectos positivos en el tratamiento de niños con autismo”. [2014].
• “La administración de GcMAF a pacientes de cáncer con niveles elevados de nagalasa se ha asociado a un descenso de la actividad del serum nagalasa con beneficios clínicos significativos”. [2013]

Lo que me pareció muy interesante en estos estudios es que no hubo control de los niveles de vitamina D en los pacientes. La GcMAF puede que incremente los niveles de vitamina D y sabemos que los cánceres, la fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica tienden a ocurrir con más frecuencia cuando los niveles de vitamina D son bajos. En el caso de la fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica los síntomas son menos severos con niveles más altos de vitamina D.

En esencia, a menos que esté usted al máximo nivel de vitamina D, suplementar con vitamina D3 es probablemente lo mejor. Yo ya he pasado los 60 años y necesito 20.000 IU al día de vitamina D3 para mantener los niveles óptimos. La capacidad de absorción del organismo desciende con la edad y lo más probable es que también descienda con el cambio en la flora intestinal que acompaña a la fibromialgia y al Síndrome de Fatiga Crónica.
En cuanto a las noticias sobre la venta de GcMAF;
•    El 3 de Julio de 2014 Immune Biotech fue cerrada. Ellos eran los que vendían el probiótico Bravo [BBC]
•    Una de las investigaciones publicadas acerca de GcMAF fue retirada y otras 3 están hallando fuerte oposición porque los resultados que publicaban eran poco precisos.
•    Los estudios de seguridad del uso de GcMAF en Estados Unidos aún no han comenzado.
•    Una compañía israelí  está intentando comprobar científicamente el impacto del probiótico, su revisión parece tener un punto de vista (razonablemente) objetivo.

“Esta organización, así como otras, llaman la atención sobre el hecho de que los artículos escritos por Yamamoto han sido retirados de las páginas web de los diarios en los que aparecían debido a una variedad de problemas éticos que incluyen la aparición de una lista de nombres de escritores sin relación con el tema, y la presentación de sujetos de estudio que se establecieron únicamente con este propósito o que simplemente nunca llegaron a existir”. Esto tiene cierto parecido con los métodos observados en el Protocolo Marshall.
En resumen

La GcMAF reduce la nagalasa, que es un factor en el cáncer.

  • No he sido capaz de encontrar un solo artículo publicado en PubMed  que indique que la nagalasa es anormal en el Síndrome de Fatiga Crónica.
    •    No he podido encontrar ni un solo artículo en PubMed que indique que los pacientes de Síndrome de Fatiga Crónica tengan niveles anormales de GcMAF.

    En otras palabras, no hay ninguna prueba médica, científica o de medicina alternativa que avale el uso de Bravo Probiotics para el tratamiento del Síndrome de Fatiga Crónica.

El Síndrome de Fatiga Crónica es muy sensible al efecto placebo. La creencia en el funcionamiento de un placebo cambiará el grado de estrés en una persona, lo cual puede provocar cambios en su flora intestinal como resultado del cambio químico producido por los niveles de hormonas y químicos relacionados con el estrés.

En resumen, asegúrese de tomar la vitamina D3 necesaria y espere a que se publiquen estudios objetivos en la materia. El coste de este producto tan publicitado es demasiado alto para la mayoría de los pacientes de Síndrome de Fatiga Crónica.

Pueden ver la historia de la BBC aquí: La medicina sin licencia GcMAF sigue a la venta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s